Rodrigo Vega Sánchez es el creativo detrás de Simpático, la marca de lentes  para ver el mundo de otra manera.

    Las tendencias cambian con cada estación y los outfits cada uno los arma como le guste y con lo que quiere. Pero hay un accesorio indespensable, que nunca pasa de moda: anteojos de sol.

    No importa la edad, el género o la ocasión, las gafas son fieles compañeras y nos terminan de vestir. ¿Y si te dijera que en Mendoza se hacen lentes que son únicos, hechos a mano y de madera reciclada?. Sí, Rodrigo Vega Sánchez concretó su sueño de lanzar Simpático, su marca dedicada a diseñar y desarrollar anteojos utilizando materiales no tradicionales, obtenidos de la reutilización de desechos.

    «Crear soluciones me hace bien», confiesa el casi diseñador industrial que le da una nueva oportunidad a maderas olvidadas y a «ramas que el zonda nos deja». Él revaloriza lo que ya no tiene uso como barricas, puntales de roble y árboles caídos; maderas con gran potencial que después de horas de lijarlas y trabajarlas se convierten en lentes de sol y/o recetados.

    Simpático propone un accesorio para personas conscientes de lo que portan, que estén interesadas en lo original, auténtico y artesanal. Cada par de lentes es único, cuenta y transmite una historia y de hecho, cuando una persona encarga el suyo, recibe por whatsapp avances sobre cómo van quedando.

    Un dedicado y apasionado por lo que hace

    Rodrigo destaca que que él apunta a revalorizar la manufactura local al fabricar un producto ecológico de una moda circular. «La gente necesita ver cómo de un pedazo de madera que fue una duela, un tirante de una bodega antigua o una rama de un árbol sale un lente de altísima calidad con excelente protección»

    Desde hace 6 años explora materiales, siempre asociado a la reutilización y revalorización de residuos. Así es cómo empezó a fusionar el manejo de la madera y el diseño con la parte técnica y precisa que se genera en el laboratorio óptico.

    Destaca que lo más difícil fue ver cuáles eran las maderas que ofrecían las mejores características tanto visuales como de resistencia. Y así fue que llegó a lanzar su primera línea llamada Simpático. «Se vendían de manera presencial en un showroom en el centro, funcionó pero notábamos que teníamos mucho para seguir perfeccionando. En ese momento hacíamos marcos con maderas mezcladas».

    Con el tiempo y las pruebas infinitas en el taller y laboratorio llegaron a la segunda línea: Equilibrio. La actual, en la que solo utilizan roble y eucalipto y cada gafa es 100% de una madera. «Fue un cambio rotundo, tanto de diseños de modelo como de técnicas. Ahora las patillas son flex que permiten un calce muy cómodo», comparte Rodrigo.

    «Estamos encarando la temporada 21-22 y si bien seguimos con la línea Equilibrio, le estamos haciendo muchas modificaciones técnicas de acabado, de insumos y hasta de packaging. Antes hacíamos dos talles pero ahora solo hacemos uno promedio y si la gente necesita ajustes, los hacemos».

    Simpático propone tres modelos de lentes que tienen como base una forma geométrica. Alo es uno y viene de un óvalo; Drado es otro y su forma primaria es de un cuadrado y el modelo Gono viene de un exágono.

    A su vez, cada uno de ellos se hace en roble y en eucalipto. «A partir del material tuvimos que analizar las posibilidades que nos brindaba como el tipo de curvatura y el tipo de acabado», remarca quien trabaja en compañía de un gran equipo que conoce tan bien la marca como él.

    «Fuimos por los modelos más clásicos y son polarizados. Buscamos que por sobre lo estético, esté la protección visual que lo trabajamos con el laboratorio óptico. Nuestros lentes sirven para el día a día, para ir a un casamiento, a la montaña o para hacer algún deporte. Buscamos que la gente los use cuando quiera».

    ¿Qué diferencias hay entre las maderas? 

    El roble es una madera con una veta muy marcada, es un lente que lo ves facetado dependiendo del pedazo de madera que te tocó. Además tiene un trazo de microorganismos propios que puede ser del vino que estuvo en esa barrica, eso le da una tonalidad única.

    Y el eucalipto es una madera muy rojiza con una veta suave, casi imperceptible pero que genera un cierto brillo en el producto. Además, mientras más sol le de, más se asienta la madera y más se oscurece.

    El emprendedor y montañista comparte que es muy poca la cantidad de materia prima que utilizan y que por eso tienen fácil acceso; trabajan con un aserradero que le selecciona maderas en excelente condiciones. Y en ocasiones, la misma naturaleza les proporciona troncos y ramas ideales para fabricar lentes.

    ¿Necesitan algún cuidado especial?

    Lo único que advertimos es que no los sumerjan en agua, sí se pueden mojar, es más, promovemos que los laven con agua y sequen con papel tissue y un spray óptico para los cristales. En cuanto a la precaución, con un poco de lustramueble o cera de madera ya está. Llevan capas de laca que penetra la madera, la protege y a la vez la deja respirar.

    Estos anteojos de madera también pueden ser oftalmológicos, es decir, llevar vidrios o cristales recetados. La cotización se hace según lo que el cliente necesite, ven la receta y analizan el tipo de armazón que podría ser, el cristal y los filtros necesarios. Están capacitados para esta atención y trabajan en conjunto con el laboratorio.

    «Cuando entregamos un producto advertimos que tienen garantía de por vida porque me interesa saber cómo se comporta, cómo lo disfruta el cliente y qué modificaciones le haría», señala Rodrigo sobre sus lentes que son entregados en un pack compuesto de un estuche rígido y uno de tela, ambos con detalles en cuero, más unos straps (cintas) de cuero para colgar lo antejos en el cuello.

    ¿Cómo viene el futuro de Simpático?

    Estamos en constante exploración y no descartamos la posibilidad de hacer lentes de plástico reciclado a partir de tapitas. Ya las estamos juntando. Siempre estaremos en el rubro óptico.

    Rodrigo advierte la posibilidad de pagar en 3 y 6 cuotas sin interés los lentes porque  «queremos que sea simpático a toda costa», añade entre risas. Instagram: @simpaticocuyo