La DJ mendocina gana terreno en eventos sociales y festivos con presentaciones que se expanden hacia San Juan, Córdoba y Buenos Aires

Hace apenas dos años se vinculó con la música electrónica de modo intensivo y en 2016 fue semifinalista del concurso Miller Soundclash. En la provincia, Agustina Antonini busca su espacio como DJ y gana terreno en eventos sociales y festivos con presentaciones que se expanden hacia San Juan, Córdoba y Buenos Aires.

–¿Cuándo surge tu intención de ser DJ?

–Arrancó hace relativamente poco. Siempre me gustó la música y estuve en contacto con ella, sobre todo en los momentos más difíciles, tomando clases de piano, de guitarra. Hace un tiempo, buscando hacer cosas que realmente me llenaran, me volví a encontrar con la música desde esta faceta. Ahí me di cuenta que ser DJ pasaba por transmitir lo que los sonidos y las canciones me producían a mí. Como no me imaginaba poniendo música en boliches o casamientos, empecé a escuchar electrónica de otra manera y encontré lo que quería hacer.

–¿Cómo aprendiste y te formaste?

–Mi primer profe fue Ricardo Guerrero. Como no tenía equipos no podía practicar y aproveché un viaje a Estados Unidos para hacer un curso en una academia de allá y comprar lo que necesitaba. A la vuelta tomé clases en Arjaus Mendoza y al mismo tiempo Emiliano Barbuzza me dio clases vinculadas a la parte de producción. El resto es práctica, ir probando sonidos y recorrer un camino que no tiene fin, en el que escuchás artistas y vas definiendo tu estilo.

–¿Cuál es el tuyo?

–Me gusta mucho la música de sonidos puros, no tan ruidosa sino más minimal, con sonidos orgánicos, con melodías. Cuando produzco siempre arranco con una melodía y a partir de ahí busco el ritmo que quiero que tenga.

–¿En qué consiste tu proceso de trabajo una vez que tenés confirmada una fecha?

–Depende del evento. Por ahí son sociales tipo cóctel, y entonces trato de pensar en un set que no resulte monótono ni ruidoso, también tengo en cuenta al público, las edades. Cuando tengo que tocar en un evento electrónico evalúo con quién voy a tocar, cuál es su estilo y de acuerdo a eso preparo mi techo hasta el cambio de DJ. Siempre armar un set es como crear una historia con distintos sonidos y ritmos; ese cuento es el que me gusta crear y en el lugar veo cuál es la respuesta y cómo lo voy llevando.

–Y a la hora de escuchar música, ¿por qué te inclinás y cuáles son tus influencias principales?

–El jazz y el soul es lo que más me gusta. De ahí que me encanta incluir melodías en la electrónica; disfruto que el factor humano esté presente a través de una voz, de un instrumento. Por eso intento vincular algo de la realidad en lo que hago después.

–¿En qué proyectos trabajás actualmente?

–Parte del tiempo lo dedico a producir y la otra a escuchar y seleccionar música para cuando tengo que tocar. Me gusta buscar material distinto. Ahora estoy trabajando con Ramiro Scalzi, que es productor y percusionista, y juntos estamos haciendo presentaciones en vivo que combinan las dos cosas: percusión en vivo y electrónica. Trabajo de modo independiente, también en el grupo Sarapura y con Ramiro. En la diaria es sentarse y no saber en qué va a terminar lo que empezás.

Artículos Relacionados