El empresario argentino Daniel Oberti eligió nuestra provincia para hacer su vino «fresco y ligero» y así darlo a conocer por todo el mundo.

Daniel Oberti es rosarino de nacimiento y desde los 18 años vive en el exterior; encontró su lugar en América del Norte, Miami precisamente, donde levantó su propio negocio y se instaló.

Orgulloso de ser argentino, el empresario supo cómo conquistar a figuras de Hollywood Estados Unidos, México, América y Europa con sus anteojos. Y es que Daniel emprendió su propia óptica fina, Daniel Oberti Luxury Eyewear.

Con más de diez años de labor, Oberti está enfocado en transformar su marca en un concepto de lujo integral en el que sus clientes puedan vivir una experiencia de primera calidad, única. «Estamos en un mundo nuevo, de innovación, en el que hay que crear», resalta.

«El lifestyle y el servicio al cliente no existe en el mercado y eso es lo que propondremos: que las personas entren a nuestro lugar exclusivo y sientan la calidez de la atención, que estén como en casa, a gusto. Que puedan degustar nuestro productos y, a la vez, probarse otros», resalta.

«Oberti world» cuenta con su propia línea de productos italianos como joyas, accesorios y perfumes y también de chocolates elaborados en Bélgica. Y ahora se suma un nuevo producto: el vino.

En esta nueva etapa dentro de la firma, nació la elaboración de su propio vino boutique: «Oberti Wine», el cual lo trajo de regreso a su país de origen y a Mendoza, provincia que lo enamoró con sus montañas y viñedos.

 En esta primera etapa Oberti realizó en bodega Lagarde un Chardonnay y un Blend, cuatrivarietal con 40% Malbec, 30% Cabernet Sauvignon, 20% Merlot y 10% Syrah. Ambos tienen un año en barrica de roble francés de primer uso y son de la línea guarda.

«El vino es una bebida que a todos les gusta compartir y decidimos hacerlo en Mendoza porque es la capital mundial del Malbec; todos mis productos son de primera calidad y realizados en su lugar de origen», comenta Daniel.

Y en cuanto a sus gustos a la hora de pedir una copa, Oberti confía: «Me gustan los vinos ligeros y no tan fuertes; que sean frescos para así poder tomarlos en Miami donde el clima es espectacular, de verano durante todo el año».

Para realizar su propia bebida, el empresario que reside en Estados Unidos contó con el asesoramiento de Wine Branders, empresa que dedicada a la creación y exportación de vinos.