Juan Manuel Giménez Riili es el joven visionario que está desarrollando un nuevo polo urbano en un lugar impensado, el Km 11 de Guaymallén, Mendoza.

Hijo de un comerciante próspero de la zona, Juan Manuel (Juanchi) Giménez Riili  y sus otros cuatro hermanos nacieron en la esquina de Bandera de los Andes y Arturo González,  sin embargo él es el único de la familia que se quedó a vivir en el Km 11 y reflotó junto a su hermano Pablo, la antigua casona donde su padre lavaba zanahorias, para instalar sus oficinas. Hoy trabaja allí rodeado de arte, obras de Egar Murillo,  Fedrika, Rigattieri y un mural de Dotz son parte de la ambientación que se mezcla con los elementos antiguos de la casa: carpinterías y baldosas de época. Sensible a cada detalle, Juanchi -el menor de los cinco hermanos- nos cuenta cómo se gestó la idea de hacer una mini ciudad en Km 11 bajo el lema Go East (Vamos Este).

«A  esta zona le faltaban un montón de servicios de bares, de jardín de infantes, de panadería, de deportes, es una zona que tiene plata pera faltaba desarrollo, lo que buscamos es que los vecinos en lugar de tener que  irse a otros barrios privados de Mendoza, pudieran quedarse acá», cuenta Juan Manuel.  También recuerda que cuando él era chico   jugaba al vóley en Regatas y estudiaba en la UNCuyo y se tenía que cruzar toda la ciudad para hacer sus actividades. «Los emprendimientos inmobiliarios en esta zona surgen por experimentar la necesidad de tener servicios acá. El  80% de la gente que se instaló a vivir en el primer barrio que hicimos era de Km 11, ahora se vienen de Mendoza a vivir en Km 11», dice con la satisfacción de haber cumplido ese sueño. De hecho además de los barrios crearon Pueblo Nuevo, un  servicenter, con lavadero de autos, taller y todo tipo de productos para la construcción.

Enamorado de su zona, Juanchi cuenta que están escribiendo un libro sobre Rodeo del Medio, «era el lugar más importante antes de llegar a Mendoza desde San Martín, tenemos el colegio Don Bosco, María Auxiliadora, la casa Bombal, la casa donde vivió Rufino Ortega», dice.

«Mi viejo es contador pero siempre fue comerciante, nosotros mamamos eso de chiquitos, vendíamos, comprábamos, y me crié así, como un gitano», cuenta y se ríe.

«Empezamos vendiendo melones y sandías en la esquina con mis hermanos, después a los 16 años vendí relojes, un negocio que me dejó mi hermano; en el colegio vendía plantas, más tarde vendí  autos y mientras tanto estudiaba. Todo esto fue una formación de vida, y luego más formalmente arranqué con el negocio inmobiliario, del cual mis hermanos son los inversores y los que me han ayudado».

Enérgico, emprendedor nato, Juanchi remata contando «siempre me metí en todo, fui capitán de Regatas, de la Asociación Mendocina de Vóley y  ahora no dudé en meterme con esto» y hace referencia al crecimiento y reactivación que logró en la zona.

Los desarrollos inmobiliarios de Giménez Riili están estandarizados, todos cuentan con canchas de fútbol con césped sintético, canchas de tennis y de vóley, quincho, piscina climatizada con paneles solares, gimnasio con equipamiento Fox y la apertura para que vengan chicos de afuera a integrar los equipos deportivos, una idea que cambia el concepto de barrio privado cerrado. «Generamos valor no solo haciendo barrios sino fundando un club, si queremos hacer algo global tenemos que pensar en servicios», dice y agrega: «Los barrios privados no tienen que ser elitistas, si fuera por mí los haría totalmente abiertos. La gente está en contra de los barrios privados porque te aíslan y yo pienso que no hay que hacerlos cerrados, no hay por qué aislarse, en nuestros barrios vive gente de clase media». En el último Congreso de Desarrolladores Inmobiliarios Juan Manuel fue invitado a exponer su experiencia y sorprendió su idea de barrios privados abiertos.

La empresa cuenta hoy con más de 3000 lotes entre los barrios Cortaderas  1, 2 y 3 en Km 11, Las Retamas y El Bosque en Rodeo del Medio y La Carmelina en San Martín. Además están planificando un barrio nuevo en Coquimbito, enfrente de la Bodega La Rural. El Paseo comercial de Las Cortaderas ha logrado posicionar a bares como Hipólito, un lugar al que vienen desde Mendoza para disfrutar de tragos y gastronomía.

Incansable e inquieto Juanchi se adelanta a nuevos proyectos, por ejemplo la coproducción de la película El Vasco con Dj Amapola y equipos de San Sebastián. El proyecto se encuadra dentro de Producciones Go East sumando valor a la marca que los identifica.

 

Artículos Relacionados

  • Gado Gonzalez

    Alguna novedad con la fibra óptica de la etapa 2 de cortaderas ? Nadie da una respuesta