El referente turístico y creador del sitio Mendoza para Brasileiros comparte sus restaurantes y vinos preferidos.

¿Qué plan turístico le propondrías a un mendocino en Mendoza? Mi programa favorito es andar en moto o en auto por las calles súper arboladas de Mendoza, Maipú, Luján de Cuyo, Tupungato, y Tunuyán. Es difícil escoger cuál es la más bonita. También un buen plan es visitar pequeños productores de vinos, saber lo que hacen, conversar con ellos. Ese es el programa turístico que más hago. Aunque sea por trabajo, para mí es un gran placer realizar esas visitas.

¿Tus opciones gastronómicas predilectas para el día y la noche? Casa Vigil Palmares, porque tiene una excelente calidad y un precio muy bueno. El almuerzo ejecutivo viene en dos opciones y hay uno que incluye entrada, principal, postre y vino. Es la mejor alternativa para comer en el día a día. Los jueves por las noches el menú es sushi maridado con espumantes, una armonía perfecta e imbatible.

Otra opción es el bodegón El Porvenir. La comida es riquísima, tiene un buen ambiente y las recetas son las típicas mendocinas. Es bueno, bonito y barato.

Me encanta Casa de Campo, en Maipú, un restaurante familiar, donde el chef Federico tomó las recetas de la abuela y les dio una impronta más moderna con todo el sabor mendocino. Cocinan en hornos de barro, tienen conejo, lechón, buenísimos cortes de carne, empanadas híper sabrosas y una cava con vinos de varias bodegas.

 ¿Y tu restaurante de bodega favorito, cuál es? Para mí el mejor es el de la Bodega Ver Sacrum, que queda en la casona La Cayetana en Maipú. Es una casa de 1860 donde vive el winemaker Eduardo Soler y su mujer Emilia. Ellos junto al chef Emiliano reciben a los turistas para un almuerzo debajo de los árboles centenarios del patio de la casa. Sirven un menú armonizado con los vinos de Ver Sacrum, platos hechos con productos de la huerta y recetas encontradas en viejos libros que estaban allí. Y lo mejor es que es para pocas personas, escuchás los pájaros, el agua correr, hay buena música y todo sucede en una paz absoluta.

¿Tus vinos preferidos hechos en Mendoza?  Esta es una pregunta difícil. Como amante del vino pruebo de todo y hay vinos para cada ocasión. Personalmente me encantan los espumantes, los blancos y los rosé, así como los tintos más livianos. El GSM de Ver Sacrum, Pinot Gris de Desquiciado, Hey Rose de Riccitelli, todos los espumantes de Cruzat, El Enemigo Chardonnay, El Gran Enemigo Gualtallary, Livverá Malvasia de Escala Humana, Eggo Cabernet Franc de Zorzal, Seminare de Gen del Alma, Pinot Noir Reserva de Laureano Gómez, Verdes Cobardes de Passionate Wines, Alteza de Matervini. La lista es larga.