El cocinero y conductor televisivo, al frente de su catering Los Olivos y socio de los restaurantes El Porvenir y Dos de Azúcar, comparte sus elecciones a la hora de salir a comer.

¿Cuál es el menú perfecto para improvisar una escapada con amigos? ¿Y cuál, el punto de encuentro?

Fiambres de buena calidad, ricos panes y carnes. El aceite de oliva es fundamental. Hemos hecho hasta chivo en medio de la nada con una chopera improvisada o carnes asadas en un palo: se resuelve con lo que se encuentra. Igual siempre hay una mini parrilla abajo del asiento del auto. El punto de encuentro sería la montaña, Mendoza tiene muchos lugares a 40 minutos del centro.

¿Un restaurante de bodega?

Elijo dos: Renacer, con la cocina de Seba Weigandt, y Zuccardi con Mati Aldasoro, ambos apasionados y excelentes profesionales. Son lugares en los que se nota que el menú está pensado, con precios justos y desarrollo de productos locales para mostrarle a mendocinos y turistas.

¿Y un lugar para comer en la Ciudad o sus alrededores?

Brindillas: me encantan las cocinas donde los chefs son apasionados porque yo veo lo que hago de la misma manera. Está en Vistalba, sobre Guardia Vieja, y es un lugar hermoso para ir a disfrutar de la buena cocina.

¿Un clásico de la gastronomía mendocina?

Los restaurantes de Teresa. Ella es la highlander de la cocina, la que nos marca el camino a todos. A las pastas no hay con qué darle.

¿Y uno bien alternativo?

La virgen de la puerta, a unas cuadras de la Terminal. Hacen comida peruana bien casera oriunda de Trujillo. Es un viaje a ese pueblo ir a comer ahí. También el Chipica, frente a Norton: las chuletas de cerdo y los embutidos o el jamón crudo que hace su dueño, son increíbles.

¿Un bar para disfrutar del atardecer?

 Tomar unos tragos en República Malbekiana, lejos del ruido citadino. Los tragos de ahí son increíbles, los vinos ni hablar y cuando los combinan son una bomba. Me encanta la paz de Vistalba.

¿Un sitio para empezar el día con un buen desayuno?

Bröd. Tanto el desayuno como el brunch son excelentes. El lugar es muy lindo y cálido, y todo es casero.