La diseñadora comparte sus pasatiempos favoritos cuando, lejos de los brillos de su atelier, se dispone a tener salidas para disfrutar de la vida en Mendoza.

Dalila Tahan viste desde hace años a las candidatas departamentales, reina y virreina de la Fiesta Nacional de la Vendimia. Hasta hace unos meses su atelier fue una vorágine de trabajo entre telas, bordados, pruebas y terminaciones que encendieron a tiempo completo su pasión por lo que hace. Creadora incansable de vestidos para ocasiones memorables -casamientos, fiestas, cumpleaños-, en su espacio de Martínez de Rozas de la Quinta Sección se prepara para lo que viene: «La intención es presentar en Casa Vigil, ‘La mujer y el vino’, doce varietales muy identificativos de nuestra cultura vitivinícola, hechos vestidos».

Esta vez, en Sobre Gustos, Dalila comparte sus opciones preferidas a la hora de salir de paseo.

¿Un lugar para vivir el otoño en Mendoza?

Mendoza tiene maravillas naturales que nos ha regalado, como el Valle Grande o Potrerillos. En San Rafael me encanta hacer esquí acuático en el Nihuil y está muy preparado este departamento para recibir al turismo y hacer actividades como trekking o bajadas desde el fondo del Cañón del Atuel en bote. En Potrerillos está bueno practicar kitesurf, windsurf y kayak. Otra opción para conectarse con la naturaleza a través de una experiencia es hacer una cabalgata: las que salen de Cacheuta son buenísimas.

¿Una bodega inspiradora?

Me gusta mucho Cavas Wine Lodge. La atención es excelente, el lugar es hermoso y tiene habitaciones llenas de cemento y madera, donde desde lo alto podés apreciar la belleza de los viñedos. Ver el atardecer ahí, con una chimenea prendida y una copa de espumante en pleno otoño y cuando refresca, es maravilloso y contemplativo.

¿Un restaurante o punto de encuentro para reunirte con amigas?

Tenemos muchos. Un clásico y eterno mendocino es La Marchigiana, me encanta la Lasagna Fernanda, y otro tradicional súper recomendable es Francesco. Con mis amigas de siempre nos reunimos todos los sábados a la mañana en el Tea & Company de Chacras de Coria. Amo, de ahí, el waffle de salmón. El Coirón me parece otro lugar maravilloso, en el medio de Cacheuta. El dueño es Gabriel, vive ahí, y hace todo casero y exquisito: sugiero probar las pastas, los tallarines al huevo o el matambre a la pizza.

¿Un/a artista local?

Me gusta Pablo Torres, Don Torres; Felipe Staiti… Me encanta cuando se juntan los mendocinos a tocar rock en el Willys Bar.

 

¿Un programa familiar de fin de semana?

Generalmente voy al Dique Potrerillos. Hago mucha bicicleta, a veces navego o salgo a trotar por ahí. En familia es un programón comer una paellita rodeados de naturaleza.

¿Tu momento personal y un consejo de belleza?

Amo mi trabajo porque me genera emocionalmente un encuentro que genera expectativas en los demás. Es un momento verdaderamente espiritual para mí, donde se reúne con la ilusión del otro. Tengo la suerte y el privilegio de tener más de 40 años en el rubro. Y un consejo de belleza: tomar tres litros de agua por día, comer sano, reírse y vivir la naturaleza, que es gratis. Pensar en sí, porque el no siempre está.