Ojos Negros, la nueva banda de talentos musicales mendocinos que nos hace viajar a través de otras épocas con sus boleros.

Cinco son sus integrantes: Mariana Paraway en voz y guitarra, Juan Diamante en requinto, Martín Gorbano en trompeta, Ailín Bracamont en percusión, y Trilce Aldana en contrabajo, todos reunidos para «darle un formato interesante al bolero», género que pocos de ellos habían experimentado desde lo musical.

Todos vienen de lugares musicales muy diferentes. Mariana Paraway con su proyecto solista tocando en los principales escenarios de Mendoza y del país con reconocidos músicos y músicas de la escena. Juan Diamante en La Familia de Ukeleles, banda que además de tocar en los principales escenarios de Buenos Aires le permitió introducirse al mundo de los boleros, Martín Gorbano en su proyecto Eter Dub que suele verse por los escenarios de Mendoza, Ailín con Trama y Trilce en diferentes proyectos.

¿Cuál es la historia detrás del nombre de la banda?

Para definir Ojos Negros como nombre pensamos en algo que hiciera referencia al género; un conocido bolero como «Piel Canela» que lleva la frase «ojos negros, piel canela, que me llegan a desesperar…».Nos pareció lindo y significativo.

La propuesta artística se fue definiendo poco a poco. Los músicos fueron rotando y con ellos los instrumentos que la banda requería. Con el tiempo se terminó de definir «este formato acústico que busca reivindicar lo más tradicional del bolero», nos cuenta uno de sus integrantes. El resultado final: los boleros, son su sello. «El formato acústico, los instrumentos elegidos, los arreglos vocales e incluso el vestuario ayudan a marcar esa diferencia. Pero creemos que dejarlo en manos del público también es sería lo ideal», concluyen.

El grupo es nuevo ¿cuál es la proyección?

Somos novatos en la escena mendocina, pero no en lo que buscamos generar. Hace poco estuvimos tocando en un casamiento y un señor se acercó asombrado y nos dijo: «me sorprende que toquen boleros siendo tan jovencitos». Pues sin ser «tan jovencitos» ya, pero conscientes de que se lo toma por un género para «adultos», queremos demostrar que las nuevas  generaciones también pueden encontrar cierta empatía musical y porque no, un enamoramiento en el bolero.

¿Dónde se los puede escuchar?

Estamos subiendo mucho material a Instagram con buenos resultados ( tienen más de 5.000 seguidores y una interacción con ellos bastante positiva). Mientras ya casi terminamos un EP de dos canciones para entrar a Spotify. Lo próximo es subir material a YouTube y empezar a tocar con frecuencia en los escenarios mendocinos. ¡A estar atentos que pueden llegar a cruzarnos en las bodas de oro del tío, o en el casamiento del amigo cercano! (risas).

Fotos: María José De Boni