Conversamos con el músico noruego que estuvo en Mendoza presentando su música en la Nave Universitaria.

 La primera vez que vine a Mendoza fue una sorpresa más que positiva. Tuvimos un show que todavía recuerdo como uno de los mejores de ese tour. Ahora regreso con un nuevo proyecto enteramente acústico, que nació junto a otros músicos en las calles de Siracusa, la ciudad de Italia en la que vivo. Con ellos hemos caminado y tocado de plaza en plaza por las noches, cuando hay silencio». El que habla es Erlend Øye, el multifacético artista destacado por liderar bandas como The Whitest Boy Alive o formar parte del dúo Kings of Convenience, además de tener su propio sello discográfico: Bubbles Records.

 

«Este proyecto junto con La Comitiva sirvió también de excusa para escapar del invierno en Europa y la idea es que en cada sitio que visitamos, tengamos tiempo de conocer lugares y provincias: esa es mi motivación para los tours. Me interesa el mundo en general, quiero ver naturaleza, pero también conocer personas y saber cómo viven. En ese sentido, no extraño mucho mi casa cuando no estoy, no tengo ese sentimiento», comparte del otro lado del teléfono el cantante oriundo de Bergen, que regresa a la provincia para compartir canciones de sus dos álbumes solista: «Unrest», publicado en 2003, y «Legao», del 2014.

«Mendoza me encanta por su agricultura y sus montañas. Me gustaría tener más tiempo para hacer amigos y así poder venir más seguido y quedarnos más tiempo. Creo que esta vez estaremos cuatro días pero quisiera conocer un poco más. Me encanta la buena comida y sé que ahí puedo encontrar buen aceite de oliva, buenos vinos y buenos restaurantes».

¿Qué planes tenés por delante?

Seguir tocando y grabar con La Comitiva, por mi cuenta y también con Kings of Convenience. Esto último no está siendo muy fácil porque nuestras vidas son muy diferentes, aunque es algo que queremos hacer.

¿Sentís la necesidad de mutar con tus proyectos musicales?

Cada vez que estoy en una propuesta musical intento hacer cosas para ese grupo y eso me lleva a generar nuevas ideas. Por un lado, expandir mi musicalidad termina necesariamente en nuevos temas y por el otro, hay música que ya no puedo hacer porque no me sale. Para mí, la música latina es una motivación cuando es liviana, alegre y al mismo tiempo profunda. Cuando la tristeza es muy obvia me gusta que quede un poco más oculta.

Muchos te consideran referente del indie…

No me veo como referente de la música indie, la verdad. Me gusta estar envuelto en proyectos y ayudar a las personas cuando puedo. No estoy interesado en el indie sino en la música «hecha a mano», en personas que escriben canciones de una manera honesta y en cómo resuelven este desafío.