El nuevo espacio de Chacras de Coria conserva su historia y su construcción antigua y propone distenderse al ritmo de la buena música.

A la inversa de como sucede muchas veces, con intención primero y búsqueda después, para Fernando y Florencia abrir un bar no era una idea presente. Fue a partir de que les propusieron tomar un sitio en desuso como pensaron en la posibilidad de generar una propuesta nocturna de encuentro y conexión con otros. En la antigua bodega donde ella guardaba su carrito cervecero y que era utilizada como depósito desde 1991, funciona ahora Tertulia. «Un día lo vi con luz y no podía dejar de sorprenderme a cada paso que daba», cuenta ella.

En una fábrica de más de 80 años, rodeada de una finca de doce hectáreas y de casas de adobe, abrió sus puertas este bar entre piletas de hormigón, una terraza donde se hacía el remontaje del vino y una cava que además de servir de guarda, es un atractivo al que muchos de los visitantes acceden y que en algunos hasta se animan a adentrarse en las piletas subterráneas. Los baños y la cocina fueron hechos, también, sobre piletones de vino.

El disparador para entusiasmarse con el proyecto fue conservar el espacio físico y pensar en un bar con la presencia de buenos vinos tirados y en pingüinos, coctelería de alto nivel y las exquisitas empanadas de carne «del tío», además de sándwiches de bondiola, lomos, pizzas y opciones para vegetarianos en una carta de comidas sencillas y caseras.

Así es como en la magia de esta bodega abandonada ambos amigos e ingenieros industriales, decidieron afrontar los miedos de ser nuevos en el rubro y se lanzaron a la aventura concentrados en el espíritu que querían: un lugar de intercambio que tuviera ciclos de arte y fechas musicales, con la presencia de bandas y Djs.

El arte es una presencia dinámica distribuida en los distintos espacios del bar y en algunos hay que acceder con linterna para descubrir pinturas en medio de la oscuridad. Con sus obras ya pasó Amadeo Seguy y actualmente expone Stefanía Sprazzato, aunque la esencia es que los creadores roten y que exista disponibilidad permanente para sumar nuevas propuestas.

«A modo de deseo queremos que reine la comodidad y la simpleza de ser, que la gente disfrute de estar ahí, porque el lugar lo es todo. Nosotros, de la mano del hermoso equipo humano que se logró, nos encargamos de la coctelería junto a Valentín Sabatelli, de las cervezas, los vinos y la comida. Brindamos el lugar para que artistas locales muestren lo que son y hacen, su música, sus pinturas, sus fotos», comparten sus responsables.

Tertulia abre de miércoles a domingo a partir de las 18.30 hs. En Viamonte 4163, Chacras de Coria. Informes: 2616409958. Instagram: Salón Tertulia.