La propuesta gastronómica de estación de la bodega de Susana Balbo Wines rescata sabores argentinos haciendo un paseo por el país.

Las experiencias que quedan en nuestra memoria son esas vivencias sensoriales que generan emociones de bienestar y placer. Esta oportunidad de habituar un momento especial se vive en Osadía de Crear. «Fly me to the moon» nos recibe para comenzar una delicada jornada vitivinícola. Las mesas puestas. Vajilla de diseño, cinco copas para disfrutar del maridaje gastronómico, un paisaje majestuoso, y un trato personalizado donde la atención es dinámica. Un espacio armónico que convive con la arquitectura que lo rodea, muros hechos con duelas, ventanales que permiten ver la huerta, los viñedos y el Cordón del Plata.

El restaurante cuenta con dos propuestas: un menú de cinco pasos y otro de tres, nosotros elegimos el de cinco «Argentina de la Cordillera al Mar». Como su nombre lo indica este nos invita a recorrer nuestro país de norte a sur y de este a oeste. La propuesta seduce el paladar no sólo con productos de cordillera sino también con sabores únicos de la costa argentina, acompañados por vinos de las líneas premium Susana Balbo Signature y BenMarco.

El chef argentino Hernán Gipponi es quien asesora el nivel gastronómico que van a encontrar en Osadía de Crear, un referente ineludibles de la cocina de vanguardia argentina. «Gipponi propone en cada plato una cocina de producto que identifica a la región. El pescado es de Chubut, la carne la provee un productor local, las flores son de nuestra huerta, el trigo sarraceno es cosechado en Buenos Aires, el arroz carnaroli de Formosa y así con cada ingrediente. De esta manera lo que buscamos es darle valor a quien trabaja la tierra, ya sea regional o nacional» nos cuenta Claudia Ortiz, encargada de turismo.

Marianela Pizzonia es la jefa de cocina, sabe cómo llevar a cabo las creaciones de Hernán. Sus platos son una delicada obra de arte; el sabor de cada paso como el diseño de cada plato. La chef deleita a sus comensales en cada paso. En la recepción un trío de panes caseros: focaccia con vegetales, pan casero blanco y chipá acompañados de unas berenjenas marinadas y hummus de tomate. Lomo de ciervo curado con una salsa de ají amarillo y limón, merluza austral con trigo sarraceno, arroz carnaroli, ceja «el corte de carne que nos acompaña desde el inicio, emblema de la casa» -explica- y granita de frutos rojos con yogur espumoso son algunos de los ingredientes que se encuentran en este maravilloso menú.

Además entre las novedades de este año, la bodega amplió el recorrido de las visitas guiadas con el acondicionamiento de la sala subterránea de barricas a seis metros bajo nivel del suelo. «La idea es que la gente no se vaya sin conocer toda la propuesta de la bodega. Al almuerzo se le suma la visita guiada», agrega Claudia.

Experiencias «Hands On»

Para aquellos que gustan de aprender haciendo, la bodega ofrece opciones para convertirse en enólogo o chef por el día. Blend Art es una experiencia basada en la interacción y el entretenimiento. Una invitación a jugar, probar y descubrir el desafío de un enólogo de crear, mediante la combinación de distintos varietales, un vino de corte como una expresión artística. También las clases de cocina son una excelente oportunidad para que los visitantes aprendan recetas de platos tradicionales argentinos mientras disfrutan pasos de vino con cada plato que elaboran inspirados en la cocina argentina con técnicas tradicionales de diferentes  fuegos: brasas, horno a leña, discos, tupiña, llamas, entre otras.

Susana Balbo Wines: Cochabamba 7801 de Agrelo, Luján de Cuyo. Las reservas se pueden realizar al (0261) 4989231 o por mail [email protected]