La dueña de las cocinas de Unión 777 revela su pasión por lo recién hecho y cuenta las técnicas que trajo de su estadía en España y Dubai.  

Bienvenidos a mi casa», es lo primero que Graciana Solari dice a todo aquel que atraviesa las puertas de Unión 777; ella es la encargada de la cocina del restó, elabora el menú con dedicación y hace viajar a los comensales -por el tiempo y por el mundo- con los sabores que escoge.

Nació en Paraná (Entre Ríos), estudió en Córdoba, se perfeccionó y vivió en España y luego residió durante seis años en Dubai. Destinos muy diferentes que hicieron crecer su amor por las preparaciones frescas, por los sabores de «la abuela» y por esos condimentos que hoy, llevan al turista que visita Mendoza a su país de origen.

«Siempre fui una inquieta y cuando ingresé al mundo de la cocina fue con el objetivo de viajar», relata la chef que se instaló en un pueblito español para hacer las prácticas de su carrera y en donde conoció a su marido Gabriel Stivala, el hoy chef ejecutivo de Azafrán.

«La primera percepción fue que la cultura del producto era importante; cada casa tiene su propia huerta por lo que la utilización de un producto fresco, natural y único era algo cotidiano. Las cocinas tienen muchísimo equipamiento y gente capacitada; yo estaba deslumbrada», cuenta. De esa experiencia en Puente la Reina, se trajo consigo la forma de tratar al producto y muchas técnicas, como la cocción al vacío «para conservar sus nutrientes, sabores, colores, texturas… sacarle su esplendor».

Luego, acompañada por Gabriel, viajó a la ciudad en los Emiratos Árabes Unidos. Desembarcó a «otro mundo, algo totalmente diferente», a un país que abastece a un mercado de lujo. Y es que trabajó en un restaurante argentino de un hotel 5 estrellas, en el que toda la materia prima es traída del exterior y es de altísima calidad.

Allí «aprecian un montón a los argentinos» y Diego Maradona es una de las figuras más admiradas. Graciana y su esposo tuvieron la oportunidad de desarrollar un concepto gastronómico dedicado a él: Diego Maradona Café. El sitio está ubicado en Abu Dabi y todas las recetas fueron creadas por ellos. «Nos contacto un árabe, fanático de Diego, para cranear el café y lo hicimos», recuerda.

Sus experiencias por el mundo están volcadas en la carta de Unión 777, la cafetería que persigue un concepto diverso de gastronomía, con nuevos productos y platos. Si bien Graciana elabora opciones clásicas como churrasquitos y milanesas, también elabora alternativas internacionales que los viajeros buscan y los mendocinos se animan a ordenar, por ejemplo los huevos benedictinos y las tortillas españolas.

Su cocina es distinta y según ella es por el simple hecho de haber estado afuera; «uno percibe, crea y arma desde otra perspectiva. Lo que yo hago es no alterar los platos característicos de las cocinas del mundo, yo los represento y respeto en su totalidad para así no defraudar la expectativa de un extranjero». Además destaca que la carta se hace íntegramente en las cocinas del lugar, «desde el pan, los aderezos y hasta las cocciones».

«Yo soy cocinera y pastelera y siempre tuve afinidad con la panadería… El contacto con las masas y conocerlas es una magia que está buena», comparte la chef y señala cuál será el camino elegido para el menú de Unión para el invierno de 2019: «Quiero lograr una pastelería que sea única, que las personas vengan y se encuentren con una oferta diferente cada día, opciones de cada rincón del mundo».

Y sobre sus elecciones a la hora de salir a comer, dice: «Yo soy muy inquieta y curiosa de cosas nuevas pero a la hora de comer busco cosas sencillas porque estoy rodeada de nuevos productos y alejada de la comida del día a día. Seguro elijo ñoquis, un pastel de carne, milanesas, cosas que me llevan a mi casa».

Unión 777. Dirección: Avenida Sarmiento 777, Ciudad. Teléfono: 429-9009. Horarios de atención: Todos los días, de 09 a 23. El salón dispone de enchufes y puertos USB en todas las paredes del local y una excelente señal de WiFi.