Ezequiel Milessi, bartender de la barra de la Arístides prepara cócteles refrescantes y descubre nuevos sabores para sus tragos.

La mezcla de bebidas diferentes y la gran cantidad de etiquetas para elegir, atraparon a Ezequiel Milessi y lo llevaron a descubrir el mundo de la coctelería; un mundo que hoy se lleva toda su atención.

«Me encanta hacer cócteles y más con Gin porque es muy versátil, podés hacer lo que quieras, algo frutal, cítrico, súper seco o un tónico. Tiene una gama muy amplia de uso», apuntó el joven que está a cargo de la barra de Chachingo Craft Beer Arístides.

El Gin Tonic es un trago clásico que en la actualidad se le da un toque más chic con la incorporación de botánicos a la copa y que, según el especialista, se ha vuelto una tendencia poner en el trago las hierbas que tiene el mismo gin.

En esta oportunidad, Ezequiel nos preparó tragos de su autoría con ginebra, la reina de las bebidas espirituosas, y uno especial para que los disfrutemos en este invierno. Se trata de un Gin Tonic con lavanda y romero, «clásico, rico, aromático»; un tónico llamado Afrodita «Gin Tonic con rabanitos y pimientas rosas maceradas en limón»; y un Chachingo Sour, que lleva «whisky, El Enemigo Chardonnay, syrup manteca y vainilla».

Como cada cóctel tiene su momento, Eze recomendó que los dos primeros quedan muy bien como aperitivos y/o a la tarde y que el tercero, un bajativo, va muy bien a la hora del postre.

Con estas tres delicias, el bartender nos abrió el abanico de opciones de tragos con gin para pedir y comentó que él siempre prepara cócteles bien equilibrados, que invitan a beber y que sacan una sonrisa. «Yo busco que la persona viva una experiencia agradable», dijo.

El bartender mánager de Chachingo nos confió que sigue al pie de la letra las recetas de los tragos clásicos pero que le encanta innovar en la coctelera: «Cuando hago un cóctel y me gusta el resultado lo anoto y le pongo nombre al final. Tengo muchos por bautizar, es más, hay veces que me baso en la reacción de la gente, como con el Afrodita que, cada vez que lo servíamos, notábamos que las personas se ponían más cariñosos, y de ahí lo nombramos como a la diosa del amor».

Para Milessi, la presentación de un cóctel lo es todo porque «entra mucho por los ojos» pero también hay que estar atentos al sabor, aroma y a la decoración. Estos consejos son para que los anotemos junto a la receta de un clásico Gin Tonic para hacer en la próxima juntada con amigos: «Un buen gin, una buena tónica y hielos grandes. Primero se pone el gin, luego se vierte la tónica bien despacio para no romper las burbujas y para los que se animen, agregar algún cítrico y hierbas».

Artículos Relacionados