Te contamos en esta nota cuál es la ruta para comer los más ricos y acompañarlos con una taza de chocolate caliente, ideal para pasar el frío. 

 

Algunos dicen que los churros son oriundos de España, otros de China, otros de Portugal, pero eso no importa al momento de comerlos.

Ya es un moda en las grandes ciudades comer churros con chocolate caliente – y en el momento del día que quieras -, es una comida de las denominadas «frutas de sartén». Este producto, uno de los más populares del mundo, se puede consumir dulce, salado, relleno, sin rellenar, espolvoreados con azúcar impalpable, solo con azúcar o con canela. Muchas son las versiones que encontramos. Los que más se consumen en nuestro país  son los “churros madrileños” que suele acompañarse con una taza de chocolate caliente. Los dulces son un clásico en Mendoza.

Para conocer un poco la diferencia entre unos y otros la historia dice lo siguiente: los que tienen origen en España están hechos con una masa simple, agua hirviendo y una pizca de sal y los de Oriente son como tiras de masa frita conocida como youtiao – una masa dorada y salada que se servía para acompañar alguna bebida en el desayuno -.

Churros a la mendocinaEl lugar al que siempre volvemos: Churrico. «El sabor se mantiene con la calidad. Para esto se utilizan materias primas de primera; y el compromiso con nuestra receta original. El churro más elegido por los mendocinos, y visitantes extranjeros, por excelencia, es el relleno de dulce de leche», comenta Laura Agüero una de sus dueñas. Esta empresa nació hace 50 años, ya es la tercer generación que produce los churros más conocidos de Mendoza, un clásico entre los clásicos. Las opciones son variadas, sin relleno o rellenos con dulce de leche, membrillo, crema pastelera y dulce de alcayota. El auténtico churro con el agujerito al centro para rellenar a gusto. Un dato: se pueden acompañar con un vaso de chocolate caliente “de la casa” y además el que elijas se puede bañar en chocolate. Dirección: O’Brien 120, Guaymallén. 

Churros en la ciudad. En Unión 777, bajo el lema «recién hecho, todo el día» hay opciones calentitas y deliciosas para disfrutar en invierno. Graciana Stivala, la encargada de pensar cada detalle de la carta nos cuenta «hacemos una masa suflada, no tradicional, que da como resultado un churro mucho más liviano que vienen acompañados de una taza de chocolate espeso y untuoso, al estilo español. Son espolvoreados con azúcar y canela. La promo viene con cinco churros junto a una taza de chocolate mediana y no son rellenos». Dirección: Sarmiento 777, Ciudad de Mendoza.

Churros en la montaña. Uno de los espacios con más onda en el medio de la montaña: El Origen de i. Sabrina Gargantini, su dueña nos cuenta: «los churros son la vedette del origen». La presentación llega a la mesa de la siguiente manera, una taza de leche grande, una barrita de chocolate amargo – el clásico submarino -, y dos churros, «es una de las promos mas pedidas». El restaurante y espacio para recitales abre durante invierno los fines de semana de 13 a 21 horas. Además, esta delicia se puede disfrutar con buena música ya que se está realizando un ciclo de música acústica en el que tocan solistas o bandas provinciales y nacionales. Un dato: durante las vacaciones de invierno abrirán todos los días. Dirección: Ruta Nacional 7, Potrerillos.