Estuvimos en el espacio de Chacras de Coria, conocido por su convocatoria bailable, y nos metimos de lleno en su propuesta de coctelería y sabores a la leña. Un lugar para disfrutar de momentos placenteros al aire libre, en el «Garden», o puertas adentro, en la «Jungle Room».

    Son casi las diez de la noche de un viernes que amenaza con llover. Algunas mesas del «Garden» de We are Chiringuito están dispuestas en el patio de piedras, con vegetación distribuida por el espacio al aire libre, cortinas de luces y una barra a la vista en la que trabaja un equipo de bartenders especialista en coctelería internacional y de autor. De la parrilla salen los pedidos que representan la especialidad de la casa que, sin dudas, es más de una.

    Una puerta y un espejo dividen el exterior de la «Jungle Room» de esta propuesta nocturna que sugiere, además de baile y fiesta, un lugar para los encuentros previos, donde comer rico, disfrutar de la buena coctelería y dejarse contagiar por los estados que propone el Dj de turno. En esos cuatro componentes: música del mundo, bebidas premium, gastronomía casera y ambientación playera -con lámparas de las que cuelgan hojas y los murales de Renata Würschmidt, Rodrigo Scalzi y Nymo-, se basa este bar de Chacras de Coria, a donde llegamos para vivir nuestra propia experiencia.

    ¿Qué tomamos? En manos de Facundo García, el cóctel de la casa, un Mojito Zaoco. Su fórmula es infalible para quienes buscan una cuota de frescura. Lleva pulpa de un componente mágico, almíbar, menta, jugo de limón, ron blanco, de coco y un poco de soda. Luego seguimos con un Camboya, un vodka macerado con cardamomo, jugo de naranja, angostura, lima en coctelera y almíbar de té Earl Grey, una variedad negra aromatizada con bergamota. Por último, Luciano Guzmán nos sorprendió con el preparado más picante disponible: un macerado de ají en tequila con licor de chile, jugo de naranja, ananá, jalapeño ahumado y almíbar de pimienta.

    ¿Qué comimos? Probamos algunas de las tantas opciones a la parrilla. Para los carnívoros hubo sándwich de pollo en pan de molde (de elaboración propia): viene con queso, jamón, palta, tomate, lechuga, mayonesa casera y mostaza dijon. También la hamburguesa que ganó el puesto N°3 de las mejores de Mendoza en 2019. Se prepara con whisky, pan dulce con semillas -también hecho en la casa, como todos los panificados-, panceta, guacamole, queso barbacoa y salsa criolla. La opción vegetariana elegida fue la tapa de vegetales con pasta de tomates secos, pasta de zucchini y berenjenas asadas, zanahoria y huevo poché decorada con brotes de rúcula. Hay, a su vez, un sándwich de verduras a la parrilla, queso de cabra, lechuga, mayonesa de hierbas y salsa de tomate.

    Asimismo es posible encontrar cortes como entraña, costillitas, matambre a la pizza o costeletas de cerdo, acompañados con verduras a la parrilla o bien con tomate asado, queso y chips de batata. También hay lomos, papas, sándwich de bondiola, pizzas y empanadas. Quienes comen sin gluten, la recomendación es dar previo aviso, ya que si bien El Chiringuito no tiene cocina diferenciada, el chef encargado prepara la comida en el día y la traslada al lugar.

    En esta oportunidad, la música fue una selección de Horacio (lamusicahacebien), aunque cada semana la agenda cambia y se comunica por las redes sociales con el line up previsto.

    We are Chiringuito queda en Darragueira 6841, Chacras de Coria. Abre viernes y sábado de 20.30 a 5 am. Para reservar, comunicarse al 261 3909125.