El Instituto Superior de Danza Clásica celebra su décimo aniversario con una función especial de Don Quijote y la participación de bailarines del Ballet Estable del Teatro Argentino de la Plata.

A los cinco años, Vanina Gispert comenzó sus estudios de danza en el Instituto Molina Estrella. Su madre, atenta a esta incipiente pero poderosa vocación, acompañó los pasos siguientes y la inscribió al año siguiente con la profesora Marta Lértora, donde la inmersión intensiva en el ballet hizo del cuerpo en movimiento un estilo de vida.

«Para mí bailar no era una actividad extra escolar y a los 19 años me recibí en ese Instituto. Luego cursé la única carrera de danza que existía en ese momento en Fundación por el Arte y reforcé mis estudios en Buenos Aires con importantes maestros», comparte la bailarina mendocina que en 2018 celebra diez años al frente de su propia escuela.

En el garaje de la casa de su abuela dio sus primeras clases de ballet y desde entonces la fuerza por compartir sus conocimientos la llevó a crecer y a perseguir sueños más grandes.

«Con el tiempo sentí que la docencia realmente era lo mío y de ese descubrimiento interno surgieron nuevos proyectos con la institución», dice sobre la escuela que cuenta con alumnas de entre cuatro y quince años, y cuyas adolescentes son las pequeñas que iniciaron su recorrido una década atrás. «Ellas son las que me han enseñado a mí a ser maestra», agrega la mujer para quien el esfuerzo es la clave del crecimiento personal.

Grupos divididos por niveles y por edades forman parte de la metodología de trabajo de acuerdo a la maduración y al crecimiento de cada alumna. Así es como hay niñas en clases de iniciación, principiantes y avanzadas, algunas de las cuales han sido becadas para capacitarse en el exterior.

«El instituto funciona como escuela y hay materias complementarias. He planteado este proyecto como formador de bailarinas brindando las herramientas necesarias para que puedan dedicarse a bailar quienes así lo deseen y tengan vocación. Asumo mi tarea con gran responsabilidad y sé que los primeros años de formación son fundamentales en el devenir artístico, por eso todos los años realizo capacitaciones y cursos de perfeccionamiento para actualizarme», comenta Vanina.

Para celebrar los primeros diez años del Instituto Superior de Danza Clásica que lleva su nombre y funciona en la calle Álvarez Thomas 153 de Godoy Cruz, se viene una función especial en el Teatro Independencia. La cita es el próximo 6 de octubre a las 21.30 hs. con dirección y producción suya, y montaje y coreografía de la reconocida maestra Lidia Segni. Esa noche se presentará «Don Quijote» con la participación del ballet del Instituto, artistas mendocinos invitados y las primeras figuras del Ballet Estable del Teatro Argentino de la Plata: Julieta Paul, Juan Bautista Parada y Marcos Becerra.

«Sueño con formar un ballet estable para que quienes sienten esta pasión, no deban irse de la provincia y puedan dedicarse a bailar sin alejarse de sus afectos. Lo importante para mí es seguir forjando el camino de quienes tienen esta vocación y ser un puente para estas bailarinas», dice.

A tomar nota. Don Quijote Ballet se presenta con una única función el sábado 6 de octubre a las 21.30 hs. en el Teatro Independencia con motivo del décimo aniversario del Instituto de Danza Clásica Vanina Gispert. Valor de las entradas generales: $250. Se pueden adquirir en la boletería del teatro a partir del 24/09 .

Artículos Relacionados