El cofundador de The Vines of Mendoza, Michael Evans, editó una selección de imágenes en gran formato donde revela su amor por la provincia.

Cuando llegó a Mendoza hace catorce años, el empresario estadounidense Michael Evans pensó que la provincia sería un destino turístico más. Sin embargo, asegura, el Valle de Uco se convirtió en su entorno favorito y allí vive, en medio del gran sueño que junto a Pablo Giménez Riili construyó en The Vines: la propiedad de 670 hectáreas en la que amantes del vino de todo el mundo elaboran sus propias líneas junto al equipo enológico del proyecto. Un tasting room, un resort & spa y el restaurante Siete Fuegos de Francis Mallmann son parte de este cobijo a cielo abierto, y del libro.

«Empecé a sacar fotos para compartir con familiares, amigos y futuros clientes lo que estábamos haciendo en Mendoza. A lo largo de estos catorce años he sacado más de 100.000 y hace un tiempo hablamos de la posibilidad de editar este material para poner un poco de orden en formato físico entre tanta imagen digital», expresa el autor de «Nada es imposible». El título es su mantra y sintetiza las decenas de imágenes de un observador afilado, apasionado y con oficio.

Paisajes, viñedos, cielos y personas aparecen en las páginas de este libro del que son parte en postales y relatos, amigos como Laura Catena y Francis Mallmann, integrantes del equipo y dueños de viñedos que comparten su historia con el proyecto. «A donde voy, llevo la cámara conmigo y cualquier cosa puede disparar una foto, aunque siempre está conectada con la luz, con el amanecer o el atardecer. Puede ser una planta o la montaña, cuando algo llama mi atención empieza mi juego de pruebas. Como vivo en la finca y las ventanas están siempre abiertas puedo ver desde ahí si algo interesante pasa afuera», comenta Mike sobre los safaris que emprende con la compañía infaltable de su perro Uco.

«Mendoza es un lugar mágico para mí. La conexión entre las personas, las montañas y el vino es perfecta. Uno sabe cuándo es un día interesante para sacar fotos, aunque hay sorpresas maravillosas, como una vez que corrió agua en el río seco de la finca. El año pasado empecé a trabajar con un dron para agregar algunas fotos aéreas y perspectivas distintas. Creo que tanto el vino como la fotografía dependen mucho del clima y eso impacta en el resultado final», apunta el empresario, por estos días enfocado en la cosecha próxima y en la realización de casi 400 vinos distintos que saldrán de The Vines en 2019.

En cuanto a «Nada es imposible», el proyecto seguirá su curso y además de pensar en un formato más pequeño para obsequiarle a amigos y clientes, la idea es llevar una selección de fotos a exposiciones que tendrán lugar en Los Angeles, San Francisco, Chicago, Houston, New York y Miami, además de Mendoza y Buenos Aires.

«Nada es imposible. Turning wine lovers into winemakers», de Michael Evans se consigue en el resort de The Vines, Ruta Provincial 94, Km. 11, Tunuyán o en la web www.nadaesimposiblebook.com; todas las ganancias de la venta del libro se destinarán a la Fundación The Vines, que apoya iniciativas educativas y de salud en la comunidad del Valle de Uco.

Fotos del Michael Evans