Bailarina, actriz y escritora Lolot Lanet entrega su arte en las calles mendocinas.

Domingo, cuatro de la tarde dice el reloj. La plaza de Chacras de Coria cobra vida con los artesanos que están todos los fines de semana. En el centro de ella una aro de metal gigante está tirado en el suelo. De repente empieza a sonar una canción de Astor Piazzolla, una chica se levanta y da vueltas alrededor del aro como si estuviera agradeciendo estar allí. Alza el aro con las manos se “sube” dentro de este y da vueltas y vueltas desplegando total libertad. La canción finaliza y se presenta «mi nombre es Lolot Lanet. «Vengo de Buenos Aires, pero hace unos meses que vivo en Mendoza. Esta disciplina se llama Cyr Wheel. Soy bailarina y actriz. Espero que les haya gustado. Me pueden seguir en las redes y me encuentran todos los domingos acá o en la Plaza Independencia.»

¿Qué te trajo a Mendoza?

Hace un año y medio, realicé un viaje que duró tres meses. Un viaje de esos que te animás a dejar todo para lanzarte a lo que realmente deseas. Yo los llamo viajes iniciáticos. Una de las paradas fue Mendoza, donde conocí amigos nuevos, generé vínculo con la ciudad y por supuesto con la cordillera, en especial un lugar llamado “Las Cuevas”, justo en la frontera con Chile. Cuando volví a Buenos Aires ya no me sentía parte de aquel pueblo llamado General Rodríguez, así que a los meses elegí Mendoza como destino para probar un tiempo.

¿Qué es el Cyr Wheel?

Es una disciplina acrobática, oriunda de Canadá. Es bastante nueva, tendrá unos treinta años. La descubrí a través de un video que me impactó. Y como ya venía con el camino de la danza contemporánea, la idea de fusionarlo me pareció maravillosa. Sin dudarlo, me la mandé a hacer y en enero del 2017 recibí la rueda. La primera que veía y tocaba en mi vida. Es más, la primera vez que vi en vivo a alguien sobre una, fue a mí misma.

¿Mente y cuerpo?, o ¿cuerpo y mente?

Ninguna de las dos. Si bien hoy en día mi mente está muy bien educada y actúa y piensa a la par de mi corazón, al momento de girar soy pura alma, y bueno también cuerpo porque es necesario para la disciplina.

¿Qué sentís cuando estás arriba de la rueda?

Conecto directo con mi alma, a mi rueda le generé una identidad tal, que es mi compañera de baile. Juntas conectamos, y me siento libre y elevada. Es más, me ocurre que no percibo a las personas hasta que termino, y los aplausos interrumpen esa conexión.

Acróbata, bailarina, actriz y escritora, sus proyectos no tienen fin. «Tengo un gran amor por el teatro, la dirección y la escritura. A todas estas habilidades busco fusionarlas para dejar mensajes de despertar al otro. Además soy terapeuta holística y a esto le sumo charlas evolutivas». La música también es protagonista de sus presentaciones. «Nunca las elijo al azar, todo depende de como me conecte con ella, sino no la disfruto. Hasta para entrenar, sin música no hay entrenamiento».

Para conocer más su trabajo puedes seguirla en sus redes IG: Lolot Lanet / Facebook: Lolot Lanet – arte y espiritualidad.