Fin de año, cierre de muestras. Esta vez la exposición en foco es la que presenta Galería Santángelo hasta el próximo 21 de diciembre, en la que cinco artistas abren su mirada y la comparten con el público

PVC²: La imagen ardiendo es el nombre de la última muestra de 2016 de Galería Santángelo. En esta oportunidad la fotografía convoca al grupo que integran Andrés Fontana, Alfredo Marón, Silvana Valdivia, Luis Vázquez y Mauricio Waisman para una exposición en la que, como apunta el ensayista francés Georges Didi-Huberman, «la imagen arde» por el deseo que la anima, por la destrucción, por el resplandor, por el movimiento y por la memoria. En esta unión indispensable entre el pensar y el hacer a la que se refería la artista e investigadora Inés Rotella, en la que decir sin mostrar es imposible, los participantes del colectivo Pensamientos Visuales Contemporáneos acuden a la fotografía como «un medio para lograr un fin: dialogar».

Desde la última vez que expusieron como grupo –comenta Mauricio–, hasta ahora, pasaron casi 30 meses y muchas «cosas» en la Argentina y en el mundo. Así es como a mediados de 2016 surgió la idea de reunirse, conversar y analizar lo que cada uno quería comunicar en imágenes. «No puedo hablar por los demás, pero en mi caso la motivación viene de la necesidad de estar presente y comprometido con el hoy, de tener algo para decir y decirlo», comenta Waisman en relación a su proceso de trabajo, al que define como un camino en el que luego de sostenida una idea avanza en la, por momentos angustiante, toma de decisiones éticas y estéticas.

Así es como estos artistas de distintas disciplinas –cine, artes visuales, arquitectura, literatura– encuentran en PVC y en la fotografía (campo en el que el maestro Luis Vázquez es referente), el punto de contacto para llevar adelante su segunda muestra conjunta. En el caso de Silvana Valdivia, si bien no se considera fotógrafa, acude a las instantáneas cuando el concepto de su obra lo requiere y busca representar un fragmento de realidad con múltiples posibilidades de interpretación. «La fotografía viene a ser una manera de comunicar aquello que se piensa y se quiere decir. Existen otras maneras. Infinitas, diría. En mi caso la fotografía vendría a ser la madre de todas las otras», apunta Mauricio y agrega que la idea es en realidad el sustento, el norte, el lugar imaginario en el que todo nace para ser traducido después.

PVC²: La imagen ardiendo puede visitarse hasta el 21 de diciembre de martes a viernes 10 a 12 y de 16.30 a 20.30 hs en Galería Santángelo, Olascoaga 631 de Ciudad.

Artículos Relacionados