En el casco histórico de Drummond funciona este espacio pensado para compartir experiencias de trabajo, oficios y tiempo libre, con artistas apasionados y una taza de café.

Ana de Cara es ceramista de profesión, egresada de la Facultad de Artes y Diseño de la UNCuyo y junto a su socia, Beatriz Goldsack, llevan adelante, desde hace veinte años, la marca de cerámica utilitaria Terra. En 2013 abrieron un taller para enseñar y transmitir los conocimientos sobre este oficio y así fue como a Ana le resonó la posibilidad de abrir un lugar más grande en el que se incluyeran otras disciplinas y propuestas. Sin demasiadas vueltas, nació La Pausa, un proyecto surgido de la necesidad de compartir el amor y los conocimientos que los artistas sienten y tienen por lo que hacen.

En una casona antigua de Luján de Cuyo, que data de 1914, las ocho habitaciones que posee el espacio convergen en una galería común y allí, en esos luminosos ambientes de otro tiempo, quienes integran esta alternativa cultural contribuyeron a transformar La Pausa en una realidad. «Quienes conocen el lugar y participan de las actividades, disfrutan mucho de la casa, que invita a quedarse. Todos los días la preparamos para que quien llegue se sienta esperado, con flores, con olor a café y algo rico para comer. Al entrar puede haber un artista trabajando, otro dando su taller y tenemos una tienda de obras originales en exposición y a la venta», comenta.

La magia de tomarse un momento para atestiguar el trabajo de un artista o para dejarse llevar por el contexto o para aprender algo nuevo o para profundizar un camino recorrido, es el que subyace a este organismo viviente donde nutrirse invita a un estado de presencia. «La Pausa es un espacio en el que compartimos entre creativos, ideas y modos tangibles del hacer artístico. Convive el dibujo con la fotografía, el diseño textil con la joyería, la música y el aire libre. El jardín, de 2500 metros, es súper disfrutado para hacer yoga, jardinería, prender un fogón, comer un asado y no encasillarnos en una sola forma de vivir la casa, que tiene muchas posibilidades».

En la actualidad, más allá de los visitantes que llegan curiosos de ver qué sucede ahí adentro y que son bienvenidos, están quienes asisten al taller de arte para niños, cerámica, pintura, fotografía y escultura metálica para adultos. Además, hay costura, joyería contemporánea, cestería huarpe, dulces, conservas y encurtidos, pastelería, tejido contemporáneo, bordado y propuestas que pronto se suman a la oferta, como mosaico. «El trabajo en equipo en este sitio multidisciplinario es fundamental y de este modo cuidamos cada detalle», explica la mentora del espacio cultural que también integran Cecilia Palazzi, Maira García, Beatriz Goldsack, Victoria Pregal -de la marca de orfebrería Magaloo-, Victoria Cucchi -Capote-, Leandro Pintos, Laura Rudman, Bettina Dangelo, Agustina Luis y Nadia Paniagua.

«Hay talleres que funcionan permanentemente en nuestra casa, otros itinerantes y también tenemos artistas y artesanos que tienen su taller de trabajo, y que se pueden conocer con cita previa. También realizamos pequeños eventos: conciertos, ferias y degustaciones a veces propias y a veces para terceros».

La Pausa queda en Alberti 477, Drummond, Luján de Cuyo. Para más información comunicarse al 2614195563 o a través de las redes sociales del espacio.

 

  • Franco Attorri

    Muy bien escrita la nota! Sobre todo el penúltimo parrafo, da una imagen literaria buenísima :) Suena muy copado, pensar que siempre paso por ahí y ni me había fijado… así se nos pasan tantas cosas