Amasa el vellón de la oveja con agua y jabón, entrama, moldea, obtiene piezas únicas. Aplica tintes naturales extraídos de cochinillas, metales y plantas, en diseños que se cocinan a la olla. Benito Fernández le entregó el primer premio en indumentaria en Puro Diseño 2014. Martín Churba la invitó a diseñar parte de su colección de invierno. INMENDOZA.com presenta a Pupé Giribet, creativa que sorprende.

  • Autor:Valeria Mendez

Gabriela Giribet, conocida como Pupé y creadora de Diseño Naturales by Poupée se especializa en confecciones en fieltro con tinturas o impresiones totalmente naturales. Su arte sacó el primer premio en indumentaria, en la feria de Puro Diseño 2014. El famoso diseñador Martín Churba acaba de invitarla para componer parte de su colección de invierno.

Pupé, cordobesa y mendocina por adopción,  se asoció hace poco con su marido, Roberto Mampel para encarar este nuevo negocio de diseños naturales o eco prints para la ropa. La primera presentación en público fue un éxito. Invitados por el IDC (Instituto de Desarrollo Comercial) del gobierno de Mendoza para formar parte del stand que por primera vez la provincia instaló en Puro Diseño, el matrimonio tuvo que ajustar las tuercas de su emprendimiento artesanal y ponerse a la altura de las grandes marcas que compiten a nivel nacional. El talento y las ganas los posicionaron, llamando la atención de los más sofisticados diseñadores argentinos.

 

Poupe

Pupé Giribet armando los elementos que componen sus eco-print.

¿Cómo llegaron a Puro Diseño?

El IDC hace una convocatoria para llevar diseños al primer stand de la provincia en la feria Puro Diseño. Nos presentamos 120 diseñadores, y en las primeras reuniones nos pusieron en claro que debíamos estar a un cierto nivel porque teníamos que pasar la prueba de 10 curadores de Buenos Aires. A partir de estos requisitos nos pusimos a trabajar, los productos  debían estar bien presentados con etiquetas, packaging, etc.

Curadores de lujo. Se sabe que el comité de selección de la Feria cambia año a año, en esta edición estuvo integrado por el diseñador Benito Fernández, el arquitecto y Presidente de DARA Julio Oropel, el diseñador y Director Creativo de Pony, Andrés Gotelli, la diseñadora y escenógrafa Verónica Alfie y el premiado diseñador industrial Cristian Mohaded. Dicho equipo seleccionó a lo largo de las jornadas de curaduría en todo el país a los diseñadores que participan en la edición 2014.

 

Pupe

Impresos únicos con tinturas extraídas de plantas, metales y parásitos.

Cuenta Pupé que de los  120 que se presentaron ante el IDC, fueron solamente 50 mendocinos a la curaduría de Buenos Aires y quedaron 10 emprendimientos de diseño representando a la provincia, entre ellos Diseños Naturales by Poupée.

Amasando ropa.  “El fieltro es un material que se trabaja con el vellón de lana de la oveja, amasado con agua y jabón, eso se entrama  en distintas direcciones y se forma un paño, hay distintas técnicas y texturas que se pueden trabajar Se arma un entramado con el vellón y se va amasando, luego se agarra a la gasa o a la seda, depende del material que se decida trabajar como base. Empecé con eso, haciendo carteras de fieltro, después quería un poco más, y como en Mendoza es difícil capacitarse en esta técnica invité a una experta de Buenos Aires  a dar un curso en mi propia casa”, cuenta Pupé.

 

Pupe

Tapados de fieltro se confeccionan sin costuras moldeando el vellón.

¿Cómo es eso de que las prendas en fieltro no se cosen, cómo hacen para armarlas?

Se trabaja sobre un molde y se recubre todo con el vellón.  La moldería es distinta a la que se usa en costura, son distintas las proporciones porque cuando trabajás con fieltro lo hacés sobre una sola pieza, no se cose, se moldea, es toda una sola pieza. Trabajás con un molde en el medio y lo hacés como en 3d lo modelás.

¿Y eso de amasar la ropa?

Sí, se amasa como una masa de cocina (risas).Trabajo con merino (lana muy suavecita), con la que voy armando estructuras con las tramas, luego mojo todo con agua y jabón y lo amaso. Después aplico la técnica japonesa del “nuno”, que consiste en hacer una base para el fieltro -puede ser de gasa u otra tela que elijas-. Esta tela se tapiza en distintas direcciones con las tramas amasadas del vellón. Se trabaja sobre un molde y se recubre todo con el vellón, yo no coso nada, lo voy armando sobre un molde. Para hacer un tapado, por ejemplo,  me demoro dos días. También aprendí a trabajar el fieltro sobre una base de seda, me gusta mucho cómo quedan los tapados con esa base.

¿El fieltro se usaba antiguamente para hacer ropa?

Son técnicas antiguas, se cree que los esquimales lo usaban en las ojotas como amortiguación y con la transpiración se les iba apelmazando y entramando.

Además de especializarte en fieltro te metiste a investigar sobre tinturas naturales, ¿cómo fue ese proceso?

Después del curso de fieltro seguí investigando sobre las técnicas de impresiones de pigmentos en el fieltro, hice unas jornadas con una chica que había hecho un curso con Luciana Marrone, experta en estas técnicas. Te enseñan a teñir con pigmentos de la naturaleza como la cochinilla, la cebolla, el té, la yerba, etc.

 

Pupe

Plantas, cadenas, metales sirven para teñir naturalmente las prendas.

Cochinillas, cadenas y frutos de ligustrina para colorear. Pupé junto a su marido, amante de las plantas y la naturaleza, empezaron a investigar qué plantas autóctonas tienen capacidad tintoria, así descubrieron  que el eucaliptus tiñe las telas en tonalidades de naranjas, rojos, dependiendo si la tintura se hace en fieltro o en algodón. La cebolla da tonos en amarillo y la chilca –planta bien nuestra- da pigmentos verdes.  “Nos planteamos trabajar con nuestras plantas, por ejemplo, las bolitas de la ligustrina de mi casa dan unos colores azules espectaculares.  La cochinilla (el parásito de las plantas) da de los rojos a morados, de acuerdo a la tela que se esté utilizando. Es importante destacar que utilizamos estos bichitos una vez que mueren, una vez que el bicho cumple su ciclo se puede utilizar”, dice Pupé en línea con el espíritu ecológico que los motiva. 

¿Cómo hacen para extraer los colores?

Utilizamos unas soluciones como mordientes para que lo colores se fijen en las telas. Pero primero armamos el diseño sobre la prenda que queremos imprimir, utilizamos plantas y también chapas o elementos como cadenas porque nos gustan cómo quedan los óxidos. Una vez que tenemos el diseño armado doblamos la prenda con los elementos y la enrollamos bien prensada tipo matambre.

 

Pupe.

Como en una poción mágica, los diseños se cocinan y se maceran al sol.

¿Podríamos decir que -literalmente-  cocinas tus diseños?

(Risas). Sí, tal cual. Yo me siento una bruja haciendo hechizos porque después hay que meter este “matambre” y hervirlo en una cacerola durante 2 horas, luego lo desarmas y al abrirlo ves cómo las plantas, la cochinilla o los metales imprimieron sus colores. Pero aquí no termina el proceso, la prenda tiene que tomar sol durante dos días para que se fijen bien las tinturas.

¿Qué fue lo que llamó la atención en Buenos Aires?

Hay todo un mercado para las prendas de autor, de piezas únicas, y nuestra propuesta fue diferenciadora, imaginate que en diseño hay muchas cosas de alta calidad. Lo nuestro era totalmente distinto.

 

Pupe

Pupé Giribet y Roberto Mampel, socios en Diseños Naturales by Poupée.

¿Impactaste a Martín Churba?

Lo de Churba fue muy loco. El se acercó al stand de Mendoza y  me compró una remera, yo no tenía idea quién era hasta que una de las chicas me “avivó”, entonces lo busqué y entramos en contacto. Estuvimos charlando de los procesos de impresión que utilizo y me invitó a conocer su marca “Tramando”. Él trabaja también en fieltro, pero me dijo que no le salen tan bien como a mí (risas). Creo que le gustó que yo ni siquiera supiera quién era, que no quisiera venderle nada.

 

Pupe

El famoso diseñador Martín Churba le compró una remera a Pupé y la invitó a colaborar con sus colecciones.

Tienen un gran desafío ahora…

Sí, enorme porque hace poco Martín me envió un mail y el asunto decía “diseños naturales para Tramando”. En el texto me escribe: “¿Te acordás de mí?  Me gustaría hacer con vos algunas series para Tramando, y te felicito por tan bellos y sensibles productos que hacés…” Imaginate ¡cómo no me voy a acordar de Martín Churba! Que él se fijara en mis diseños fue como un segundo premio.