La artista y arquitecta Tania Driban Molinelli diseñó un espacio que luego de restaurar funciona como su cuna de exhibición y proceso artístico.

La primera casa que Tania Driban Molinelli realizó para su familia tenía un pasillo que comunicaba a las habitaciones y como su hijo mayor, Iván, que es autista, se le perdía seguido, decidió vender esa propiedad para materializar una en donde los distintos ambientes estuvieran integrados. En ese gran espacio ella corre muebles y trabaja sobre el piso.

Antes de incorporar un anexo a su casa, la artista armaba una especie de rompecabezas con pinturas que difícilmente luego pudiera desacomodar. La incomodidad para organizar sus trabajos, tomarlos y continuarlos la llevó a pensar en un espacio residual de su vivienda, debajo de un eucaliptus, para colocar una estructura que funcionara como un taller donde pudiese ver sus obras.

«Desde chica con mi mamá íbamos a muchas chacaritas, donde es posible conseguir verdaderos tesoros. Para mí es imaginar cómo cualquier objeto puede llegar a volverse mesa, barra o un sitio para mi casa. En Maipú encontré este vagón antiguo sin piso de 1910, 1920, de tres metros por diez de largo y lleno de historias. Es un desafío cumplido haber hecho esto», comparte sobre la estructura que ancló para que resistiera los movimientos sísmicos. Ahí comenzó un proceso de transformación que asumió con sus manos: lo limpió -cree que era un vagón de carga que transportaba carbón-, lo acondicionó, resaltó cada remache y armó una mini galería de arte para descubrir sus procesos y reflexionar sobre sus obras.

«Es un espacio para recorrer y para contemplar. El vagón es una obra de arte por su vejez y por su puesta en valor. Yo le incorporé unas esculturas que hizo mi mamá y que simula a los pasajeros, modifiqué la estructura y la puerta lateral es ahora la principal. Adentro están mis obras».

En marzo el ciclo de arte itinerante MovArt presenta a Tania Driban Molinelli en la Bodega Trivento, quien expondrá sus trabajos junto a obras de su madre Eliana Molinelli.

Nota vinculada: Movart: Tania Driban y Eliana Molinelli en Trivento