El joven fotógrafo presenta su primera muestra individual en el Museo de Fotografía Máximo Arias. Su camino y su experiencia en el Carnaval de Corrientes forman parte de este recorrido.

No recuerda el día en que, aferrado a una máquina de fotos, pequeña y familiar, eligió el arte de atrapar momentos y guardar puntos de vista. Tuvieron mucho que ver, sí, sus padres, su hermano Agustín y el hogar-taller en el que creció. El pintor Alberto Thormann y la ceramista Alejandra Civit representan para Facundo una escuela de vida: son esas experiencias y enseñanzas las que de algún modo conforman la base de una pirámide que construye desde hace 23 años. Lo que tiene claro es que los campamentos de la adolescencia con su grupo de amigos lo motivaron a llevar la batuta de registrar aventuras, paisajes y situaciones.

«Me cuesta pensar en un momento vinculado a mi despertar con la fotografía. Creo que fue el tiempo. Es muy loco, pero yo nací en una casa de artistas. Mis viejos se conocieron en los pasillos de la Facultad de Artes. De esa relación provengo y mis recuerdos de la infancia están ligados al Museo Fader, a sus habitaciones y a jugar con mi hermano en esa casa tan hermosa que lamentablemente sigue en reparación. Tengo el recuerdo de mi niñez jugando y observando obras de arte y eso, de alguna manera, me mostró que el arte es muy hermoso, valioso e importante en mi vida», comparte.

En estado de introspección juvenil, juego y búsqueda, probó con lo que tenía al alcance: arcilla, esmaltes, pinceles y pinturas. En nada de esto se encontró.

El Dique Potrerillos es uno de los lugares donde Facundo supo que tener una cámara en la mano era pura motivación para sus preguntas. Más tarde guardó las memorias de los cumpleaños y así, sin quererlo, se transformó en un apasionado de la fotografía, autodidacta desde lo institucional, aunque estudioso de cuanto video, tutorial, maestro de su rama del arte encontró en el mar infinito de la web. Sus padres le regalaron más tarde su primer equipo y desde entonces, además de estudiar abogacía porque le encanta «el mundo de las leyes», suma proyectos visuales en los que avanza.

«Es muy lindo el recuerdo que tengo de mi viejo y la compañía de mi vieja, siempre. Para esta exposición ella me ha ayudado muchísimo con todas sus pilas, su trayectoria, su experiencia. Porque armar una muestra y la primera individual, te pone la piel de gallina y tener a alguien como ella que me acompañe es invaluable. Mi viejo creo que siempre desde donde está, me acompaña. Él me enseñó a observar situaciones que yo no percibía porque era un niño, a ser sensible a las cosas que nos rodean, que nos pasan. Yo les debo y agradezco todo a mis viejos porque si no fuera por ellos no sería lo que soy».

En ésta, su primera exposición, Facundo tomó el título «Carnaval en ojos lejanos» para dar a conocer su experiencia en el desfile de corsos de Corrientes, donde obtuvo una serie de imágenes que dan cuenta de la festividad que moviliza a toda una provincia y más allá. Están los artistas que trabajan sin percibir dinero, los fanáticos de las comparsas y el lujo invertido en trajes de plumas de faisán y bordados con cristales de Swarovski que elaboran decenas de correntinos en los talleres destinados a esta tarea.

A diferencia de la dinámica espontánea con la que acostumbra a trabajar, esta vez el acontecer del carnaval marcó los momentos del disparo a tiempo. Facundo volvió sorprendido por la amabilidad de las personas, por la predisposición y por la pasión encendida durante los días en los que miles de turistas migran en busca de la alegría de las comparsas. A estas fotos se le suman otras pocas distribuidas en otro sector y donde lo que se muestra es un campo de la provincia de Buenos Aires y un puerto de Chile.

«El nombre de la muestra hace referencia a los ojos lejanos que tiene el espectador y que tenía yo sobre este carnaval. Yo fui un espectador distante, sorprendido por esa realidad. Siempre sentí que estaba mirando desde afuera y eso marcó las fotografías. Hay muchas miradas en las imágenes, juegos con los ojos, expresiones y mi propia sensación», resume el joven que pronto abordará una serie con bailarinas fuera de contexto y que ama la larga exposición que implican los cielos de noche, la lluvia de estrellas.

En la exposición actual se exhibirán, además, partes de los trajes que se usó en una de las comparsas del Carnaval de Corrientes 2017 y en la inauguración estará presente la embajadora y el embajador de esta festividad.

«Carnaval en ojos lejanos» de Facundo Thormann inaugura el viernes 14 de diciembre a las 20.30 hs. y cierra el 15 de febrero. El Espacio de Fotografía Máximo Arias funciona en el ex Hospital Emilio Civit, en Padre Jorge Contreras 1250 del Parque General San Martín.

Retratos de Facundo