Mallas y cadenas metálicas, cuero, telas, tachas, lana, mimbre… Estos y otros elementos -nuevos y reciclados- son utilizados por Bendita tu Luz, la firma de dos mendocinas que diseñan la lámpara ideal para cada ambiente, teniendo en cuenta estética y funcionalidad.

  • Autor:Jimena Fernández Arroyo

Una lámpara es un recurso fundamental en el interiorismo, no sólo para cumplir la función de iluminar ambientes sino para darle personalidad a cada espacio. “Iniciamos este proyecto porque vimos que en Mendoza no había lugares para comprar lámparas diseñadas a la medida de cada ambiente”, cuentan María Romera y Valeria Sammartino, responsables de Bendita tu luz.

 

Bendita tu luz

Para que el producto sea diferente, una de las claves es fusionar texturas y colores.

 

Según las emprendedoras, “la gente dejó de preocuparse solo por los sillones, las mesas y los cuadros. Las lámparas han pasado a ser un elemento protagónico. Caminando por las calles de Buenos Aires, Chile, Brasil y algunos lugares de Europa se puede ver que cada local, restaurante o vidriera tiene una lámpara protagonista”.

 

Bendita tu luz

María Romera y Valeria Sammartino, responsables de Bendita tu luz.


 
Así, atentas a las tendencias en materia de interiorismo provenientes de distintas capitales, comenzaron a crear lámparas artesanales, diferentes. “Nos preocupa participar en la confección de cada producto -desde el comienzo hasta cerrar cada pieza-, que no sean en serie, y es ahí donde ponemos nuestra creatividad y originalidad, adaptando cada lámpara a la necesidad de cada espacio”, aseguran.

 

Bendita tu luz

No solo cumplen la función de iluminar, sino que dan personalidad a cada espacio.


María y Valeria utilizan mallas de hierro, cuero, tachas, cadenas, telas, alambres, lanas, mimbre y materiales reciclados. Se animan a fusionar texturas y colores para que el resultado sea un producto diferente.

Cuando se ponen en contacto con el cliente, “le sacan radiografía” al espacio que hay que iluminar. “Es importante conocer el estilo de la decoración, tamaños, alturas, colores de cada lugar para sugerir la mejor opción estética y funcional”, explican.

 

Bendita tu luz

“En Mendoza no había lugares para comprar lámparas diseñadas a la medida de cada ambiente”, aseguran.

 

“Muchas veces nos pasa que nos piden una lámpara para el comedor y terminamos diseñando también para una galería, el cuarto de los niños, una escalera o algún rincón nunca pensado por el propietario. Unas cuantas casas y locales comerciales tienen algo nuestro. Además, cuando hacemos una nueva instalación, recibimos llamados de personas que quieren comprar algo similar. Eso nos pone muy contentas y nos inspira a seguir creando”, cuentan Valeria y María, acerca de Bendita tu luz, un proyecto que arrancó de forma “tímida y recreativa”, pero que va tomando forma comercial rápidamente.

 

Bendita tu luz

El proyecto, que hoy es un éxito, arrancó de forma “tímida y recreativa”.

 

Por el momento no tienen pensado abrir un local al público. Son súper solicitadas por el “de boca en boca” y también a través de la red social Facebook. Organizan dos showroom al año con sus “lámparas a medida”.