La Jefa de vestuario del show «Ovo» del circo más famoso del mundo, contó en exclusiva cómo es alistar trajes, pelucas, zapatos y maquillaje para brillar en escena.

«OVO» es un ecosistema rebosante de vida. Los insectos trabajan, juegan, pelean y buscan el amor en un derroche continuo de energía y movimiento. Aquí los colores vibran y las puntadas con hilo deben ser certeras.

Desde Sao Paulo, palpitando la previa de las funciones en Mendoza, la jefa de vestuario del espectáculo conversó en exclusiva con Inmendoza.com y reveló qué es lo que sucede detrás del telón y en camarines mientras el circo está en pleno acto.

Mar González Fernández es española y desde hace 5 años trabaja para el circo canadiense que recorre el mundo entero. Lidera un departamento de cuatro personas, responsable de que los trajes, zapatos, sombreros, maquillaje y pelucas de «OVO» estén en óptimas condiciones.

«Viajamos con el espectáculo y nuestra función es cuidar de todo; cada día revisamos que esté todo bien, que sea seguro para los más de 50 artistas que salen a escena. Cada uno de ellos tiene, por lo menos, dos trajes para cada personaje que hace», revela la joven que protege el vestuario diseñado por Liz Vandal.

 

Hay dos estilos de vestuarios, uno más liviano y funcional a las acrobacias y otro más pesado y con detalles para su desenvolvimiento sobre el escenario. «Hay muchas texturas y volúmenes en los insectos. Los grillos, por ejemplo, hacen acrobacias increíbles y tienen trajes preciosos, trabajados y cómodos con los cuales son capaces de saltar por el aire», comenta Mar.

Además, cuenta que la característica diferencial del Cirque du Soleil es que todas las telas están diseñadas y realizadas en la sede del circo, en Montreal: «Son telas únicas y cada una tiene un proceso especial. Son teñidas, sublimadas, plisadas, con texturas y todo esto hace que cada espectáculo sea especial».

¿Sienten temor de que suceda algún imprevisto en plena función?

Lo más temido es una disfunción en el escenario pero siempre hay una persona para ayudar a los artistas en cualquier cosa que pueda suceder. Siempre tenemos márgenes extras para cambiarlo y/o ayudar.

¿Cómo es estar dentro del Cirque du Soleil?

Es una locura y también un privilegio. Viajamos constantemente, participamos de espectáculos muy bonitos, muy bien preparados. Siempre decimos que somos un poco de la magia que el público siente.

Durante la conversación, González Fernández revela que desde su taller escucha el minuto a minuto del espectáculo y los aplausos del público y que ese momento es especial: «Produce algo inexplicable porque a veces nos olvidamos del trabajo que hacemos, de dónde estamos, de dónde venimos y de repente los aplausos, la música, las risas  nos hacen sentir que somos privilegiados con lo que hacemos».

La organización debe ser la clave a la hora de montar y desmontar el vestuario

El sector viaja a cada lugar donde se presenta «OVO» con 1500 piezas; todo está bien organizado, separado, guardado y rotulado. Nosotros llevamos 60 cajas, máquinas lavadoras, secadoras, planchas, de todo. Es increíble pensar que se monta el día previo a la función y luego se guarda todo de nuevo en un camión para seguir viaje.

¿Qué sucede en ese día de preparativos?

Montamos el departamento, lavamos toda la ropa, los sombreros, revisamos costuras, suelas de zapatos, detalles de gorros, peinamos pelucas… y ya dejamos todo listo para el estreno.

Cirque du Soleil presenta su espectáculo «OVO». Funciones: Desde el jueves 01 de agosto y por dos semanas. Lugar: Estadio Cubierto Aconcagua Arena (Parque General San Martín). Entradas: Puntos de venta: Palmares, TuEntrada.com y Musimundo.

Fotos: Gentileza Productora del Cirque du Soleil